Horarios en España

Horarios en España

Una peculiaridad: La Siesta.

Uno de los aspectos que con más frecuencia sorprende e incluso desconcierta al visitante extranjero que llega a España son los horarios.

Tras la caída del Franquismo, España ha vivido un proceso de integración en Europa que ha hecho que la vida sea más parecida a la de otros ciudadanos comunitarios. Sin embargo, en materia de horarios la sociedad española ha optado por mantener sus propias costumbres. En general, la jornada de los españoles empieza más tarde y todas las actividades de un día normal (trabajar, comer, divertirse, etc.) se realizan más tarde que en el resto del continente.

Suele llamar la atención de los que visitan España que los establecimientos públicos cierren un par de horas o más al mediodía (el mediodía para los españoles no empieza hasta más o menos las 2 de la tarde, la hora de la comida). Suele sorprender también que las oficinas de organismos públicos o bancos no abran por las tardes, con la dificultad de poder recibir estos servicios para los que tienen un horario normal de trabajo.

Los horarios de comida son muy diferentes a los de otros países. En primer lugar, por lo general se desayuna de forma escasa antes de ir al trabajo (un café y poco más), con lo que es muy normal hacer un desayuno de media mañana a eso de las 11, casi siempre "en el bar de la esquina". El almuerzo sobre las 2 o 3 de la tarde (bastante copioso). La cena bastante tarde, sobre las 9 o las 10 de la noche.

Después del abundante almuerzo algunas personas duermen la siesta. Esta palabra se ha exportado a otros países, y con ella frecuentemente la creencia de que todos los españoles duermen la siesta a diario. Lo cierto es que, debido a los horarios de estudios o trabajo, muchos españoles no tienen oportunidad de dormir la siesta.

En las zonas rurales es más común dormirla, especialmente en los meses de verano, en los que el calor que se pasa en las horas centrales del día impide realizar cualquier actividad. También durante las vacaciones de verano se suele dormir más esa siesta que no se puede disfrutar durante la época de trabajo.

Además de por el calor, el hecho de que el almuerzo tradicional español sea muy abundante y pesado (y acompañado frecuentemente de vino o cerveza) hace que sea necesario un rato de descanso en la cama o el sofá tras esta comida.

En cuanto a las horas de la noche, los españoles (jóvenes y no tan jóvenes) suelen ser aficionados a salir hasta bastante tarde y trasnochar disfrutando de su tiempo libre en cualquier actividad de ocio, especialmente los fines de semana.